Luna zurda

249

Resulta curioso, pero parece que la Luna tiene preferencia por la gente zurda. Esto viene al caso porque los dos primeros hombres que pisaron la superficie de nuestro satélite natural usaban con mayor naturalidad su mano izquierda que la derecha. Por lo anterior, no resulta raro que el primer pie que se posara en otro suelo distinto del terrestre fuera el izquierdo del comandante Neil Armstrong, aquel que al hacerlo pronunciara una frase que quedó para la posteridad: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un salto gigantesco para la humanidad”.

En este sentido resalta una curiosa anécdota: cuando la misión estaba aún en fase de planeación, al comandante Armstrong se le pidió que bajara a la superficie lunar dando un brinco, para que tanto su pie derecho como el izquierdo tocaran piso al mismo tiempo y se evitaran connotaciones negativas o simbólicas respecto a cuál de los dos había sido privilegiado y cuál había sido discriminado. Lejos de mandar un mensaje de unión entre zurdos y diestros, la NASA lo que en realidad quería evitar era que a tan trascendente paso se le encontraran implicaciones políticas que confrontaran aún más a las facciones izquierda y derecha del senado estadounidense.

Finalmente fue la bota izquierda del comandante  Armstrong la que imprimió su huella sobre el suelo lunar a las 2:56 UTC (Tiempo Universal Coordinado, comúnmente conocido como Hora Internacional) del 21 de julio de 1969.

Screen Shot 2016-09-01 at 8.41.35 AM

Compartir