Miguel Ángel y sus referencias izquierdas

277

En el mural que Miguel Ángel hizo para la Capilla Sixtina, el segmento central relata la creación del hombre, y en él Adán recibe el hálito de vida de Dios a través de su mano izquierda, y  en otro pasaje de la pintura, efectúa la creación de Eva, a la que ordena salir extrayéndola del costado izquierdo del primer hombre.

Pero no sólo el Creador, también en esa obra, el diablo entrega la manzana del pecado original igualmente con la izquierda y con la mano del mismo lado la recibe Eva. Acto seguido, en el siguiente pasaje del fresco, el arcángel Uriel expulsa del Paraíso a la pareja humana blandiendo una espada en la zurda, en acto de señalarles con ella la salida del Edén.

Además, en la obra la mayor parte de los profetas y sibilas están dispuestos hacia la izquierda, lo que podría parecer una contradicción ya que en su carácter de visionarios del futuro, este último, en la disposición secuencial aceptada en Occidente, se encuentra siempre hacia la derecha, mientras que el pasado se ubica en la izquierda. 

Como punto culminante, el pasaje que relata el Juicio Final muestra a un Cristo imberbe separando con un ademán severo a justos de pecadores, colocando a los primeros a su derecha —izquierda desde la perspectiva del espectador— y a los segundos a la izquierda —derecha para el observador—, lo que inevitablemente refuerza la idea de que se trata del lado del mal.

Frescos de la Capilla Sixtina.
Frescos de la Capilla Sixtina.
Compartir