JUVENTUD Y MATRIMONIO

72

Screen Shot 2017-03-31 at 1.42.43 PM

En 1582, a los 18 años, Shakespeare se casa con Anne Hathaway. En aquel entonces no existían certificados de matrimonio y quien quería casarse se limitaba a exponer en la iglesia durante tres domingos, o días festivos, sus amonestaciones. Sin embargo, por encontrarse la novia embarazada, se pidió al obispo de Worcester una dispensa eclesiástica que permitiera la boda tras una sola amonestación. Finalmente, previo pago de cuarenta libras esterlinas, William Shakespeare se casó con Anne. El 26 de mayo de 1583 nace su primogénita, Susanna. Dos años después, el 2 de febrero, nacen los gemelos, Hamnet y Judith. Probablemente la nueva familia se estableció en la gran casa de Henley Street de Stratford; se ignora cuánto tiempo vivió William con ellos.

Desde 1585 hasta 1592, cuando ya es famoso, nada se sabe del escritor. Ciertamente este gran vacío representa la laguna más difícil de colmar de su incierta biografía. Existe la leyenda de que sir Thomas Lucy de Charlecote obligó a Shakespeare a huir de su tierra natal porque lo sorprendió cazando ciervos en su parque. Asimismo, hay la de que durante esos años fue maestro en escuelas rurales, en Dursley o en Rufford. No faltan quienes creen que marchó a los Países Bajos con el cuerpo expedicionario comandado por Robert Dudley, Primer Duque de Leicester, cuando la guerra con España en 1585, o, lo más improbable de todo, que fue a Italia.

Todos los años, dos o tres compañías de comediantes visitaban su ciudad. La atracción de Londres debió resultarle irresistible. Quizá se mudara al no poder soportar más la vida monótona a la que estaba atado en Stratford.

El dramaturgo se marchó a la capital en 1587, dejando a su mujer e hijos al cuidado de sus padres. Llegó a Londres, distante de Stratford un centenar de millas, tras pasar por Oxford y High Wycombe. Ingresó por Newgate, una de las siete puertas de la ciudad; se internó en la hormigueante metrópoli en busca, al igual que todos los que allí dirigían sus pasos, de una anhelada fortuna que no tardó en llegar.

Compartir