Día internacional del libro

103

«Ars longa, vita brevis–Hipócrates–

La idea de dedicarle una jornada a los libros surgió del escritor valenciano Vicent Clavel Andrés, quien lo propuso a la Cámara Oficial del libro de Barcelona, en cuya ciudad se celebraría la primera Feria del Libro, en 1926.

La fecha se eligió como conmemoración al día en que murió uno de los más grandes representantes de las letras castellanas: Miguel de Cervantes. El segundo motivo, y no menos importante, era porque por aquel entonces se creía que el día de la muerte de Cervantes concordaba con el de otro gran escritor universal: William Shakespeare.

Muy pronto la Feria del Libro comenzaría a adquirir relevancia, porque también coincidía que en Barcelona (y toda Cataluña) el 23 de abril se festejaba la Diada de Sant Jordi, patrón de la comunidad, y en la que existía la tradición de regalar una rosa. Fue entonces cuando se introdujo la costumbre de regalar también un libro durante la jornada.

Hace unos pocos años, en la 28ª reunión de la UNESCO celebrada en París entre el 25 de octubre y 16 de noviembre de 1995, se decidió declarar “Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor” al 23 de abril de cada año.

“El arte perdura, la vida es corta”, decía el padre de la Medicina. Y vaya si tenía razón. Hay pocas formas de vivir en otras épocas y surcar territorios desconocidos como a través de un texto.

En RM Revista Médica de Arte y Cultura queremos seguir la tradición, por eso les regalamos esta pequeña antología de relatos escritos por médicos que consideraron que la pluma no sólo era útil para escribir recetas.

De este modo, homenajeamos a los libros como se debe: leyendo.

Compartir