Tatuajes: Simbolismo

98

Cada cultura, en cada época, le ha otorgado diversos significados, por lo que relacionarlos todos sería incluso tedioso. He aquí algunos de los más importantes, en los que coinciden muchos pueblos del mundo:

• Mágico-religioso

Quizá el más difundido, su uso es llamar la atención de los dioses y recibir de ellos protección física y espiritual en el tránsito entre la vida y la muerte

• Ritual

Existen en diversas pruebas de iniciación, aplicar un tatuaje era un ritual mediante el cual el iniciado pasaba de un estado a otro, por ejemplo de niño a púber o adulto, o de uno más de la tribu a guerrero. Una vez terminado el ritual y tatuado el individuo, era aceptado por su grupo en su nuevo estatus, o se identificaba con las potencias celestiales.

• Identitario

También conocido como marca tribal que sirve para identificar a una etnia determinada y es un símbolo de integración social, como el Moko maorí, los hindúes, birmanos, las tribus árabes y los nativos de Borneo que, por cierto, es uno de los pocos lugares donde se sigue practicando el tatuaje tribal tradicional. Dentro de las sociedades se distingue otro tipo de tatuaje que implica distinción social y respeto: se utilizaba para identificar al individuo como tal y para señalar su estatus dentro de su grupo. En esta rama cabrían los tatuajes gremiales empleados por marineros, sastres, músicos, albañiles, mineros, panaderos, carpinteros, pescadores y pastores, entre otros, para significar su pertenencia a un oficio determinado. Cabe mencionar aquí, además del Moko, los tatuajes nobiliarios (sólo los podían llevar los nobles y tenían significado de rango, heráldico y de jerarquía; podían ser un escudo o blasón, un estandarte, una espada, a veces alguna imagen religiosa, etc.) y los que llevaban los miembros de las casas reales, por ejemplo una flor de lis o una corona.

• Erótico

Es el utilizado para aumentar el atractivo erótico al resaltar los atributos sexuales para seducir y llamar la atención; es el caso de las prostitutas árabes, se tatuaban flores o cruces en las mejillas y en los brazos para atraer a sus clientes. También usado en India, las Islas Marquesas y, en la actualidad, ha cobrado nuevo aire.

• De protección

Una usanza occidental es tatuarse la imagen de un ser querido que ha fallecido, una cruz u otro símbolo alusivo a la muerte, como una forma de  invocar la protección del alma del difunto.

• Ornamental

El tatuaje ornamental como su nombre lo dice, tiene como único fin la decoración y el adorno del cuerpo. Resaltan en esta rama los realizados en China, India y Japón y algunos occidentales actuales.

• Pertenencia

Tatuar a las personas fue, en diferentes épocas, equivalente a marcarlas como propiedad de alguien, señalando la dependencia, servidumbre y esclavitud hacia su amo. Esto se usó en la antigua Grecia y en Roma. Asimismo, se castigaba a los acusados de sacrilegio tatuándolos.

• Ornamental Discriminatorio

Un empleo poco grato de este arte acostumbrado en Roma, Japón y China pues servía para señalar a los delincuentes. En los campos de exterminio nazis de la Segunda Guerra Mundial los prisioneros fueron tatuados con un doble objetivo: por un lado su identificación, pero por el otro la humillación, pues la ley judía prohibía las marcas en el cuerpo.

• Intimidación

Por supuesto, están también las decoraciones corporales que se hacían los guerreros de diferentes pueblos ya fuera para amedrentar a sus enemigos (como los celtas, pictos y mayas) o para celebrar sus triunfos en batalla. Es el caso de los aborígenes de Sumatra, América Central, el Matto Grosso y los esquimales, que se hacían tatuajes o escarificaciones después de haber matado a un enemigo.

Tipos de tatuajes

Tatuar es, para decirlo de la manera más sencilla, grabar dibujos sobre la piel humana y colorearlos con diferentes sustancias. Para ello se emplean diversas técnicas, pero las más comunes son por puntura, escarificación o quemadura. Para lograr tales fines se han utilizado instrumentos que van desde rústicas agujas hechas con huesitos afilados o espinas de pescado, pasando por dientes de tiburón, pequeñas conchas de moluscos, caparazones de tortuga, piedras de pedernal y fragmentos de metales, hasta sofisticado instrumental eléctrico.

Las motivaciones para tatuarse suelen tener una intención dual: por un lado, quien lleva tatuajes quiere diferenciarse de los demás con una marca única y propia que lo distinga, pero al mismo tiempo desea identificarse. Es importante mencionar que dentro de un grupo donde todos sus integrantes están tatuados,

hacerlo significa pertenecer al grupo. Por lo anterior, dicha práctica tiene connotaciones sociológicas, antropológicas y psicológicas y, por lo mismo, ha estado ligado a la evolución social y cultural de la humanidad.

Los diseños de los tatuajes pueden ser sencillos, con figuras geométricas o complicados con dibujos muy elaborados, con muchos detalles, algunos de ellos verdaderas obras de arte, como los japoneses. Para hacer los tatuajes monocromáticos tradicionalmente se han usado pigmentos a base de carbón, negro de humo, pólvora, tinta china, los cuales resultan en dibujos de color negro azulado. Para realizar los policromáticos se emplean pigmentos de variados colores obtenidos de plantas y minerales. El tatuaje en color alcanzó gran desarrollo entre chinos, indios, japoneses, así como entre los maoríes de Nueva Zelanda.

Compartir