El tatuaje tribal

84

El concepto “tribal”, que se refería de manera exclusiva a las características propias de determinada tribu, ha evolucionado en cuestiones de tatuaje, pasando de ser utilizado para diferenciar clanes y clases sociales, hasta occidentalizarse y convertirse en una rama de este arte puramente estética. De tal manera, el moderno tatuaje tribal es aquel que lleva diseños  fuertes y sensuales, por lo general en color negro y que se puede practicar en varias partes del cuerpo, sobresaliendo las que se enlistan a continuación: Los hombros son una de las zonas más elegidas para ser tatuadas, ya sea para este estilo u otro cualquiera; a la decoración en esta área se le llama en jerga técnica “manga” y pude abarcar desde pocos centímetros por encima del codo, hasta el brazo completo llegando al hombro. Tanto de manera visual como psicológica, los tatuajes en esta zona se usan para producir la impresión de fuerza o poder. También son usuales los diseños en forma de brazaletes, que se pueden llevar alrededor del bíceps, en la parte superior o inferior de la articulación del codo, en las muñecas, e incluso en los tobillos o muslos.

Hay quienes prefieren, en esta modalidad, tatuarse la zona baja de la espalda, pues “une” la parte inferior del cuerpo con la superior y, por el otro, aseguran quienes gustan de estos decorados corporales, la zona resulta muy sensual. La opción para los “valientes” es la espalda por completo, al estilo de los antiguos samurais. Y en este caso, los tatuadores recomiendan que el motivo ocupe en efecto la totalidad de la espalda, pues de otra manera se rompe la armonía y puede resultar antiestético. Quienes estén pensando en optar por un tribal a lo largo de la columna vertebral, deben saber que dicho estilo da sensación de agresividad por asemejarse a la forma de una serpiente, aunque hay quienes consideran que proyecta fuerza y energía (además, por la sensibilidad de la zona, es probable que duela mucho). Otra de las partes más lucidoras, ideal para los tribales grandes, aunque pocos se atreven a llenarla con un tatuaje, es la parte alta de la espalda, debido a la forma de mariposa que provoca la estructura del músculo trapezoidal. Quien lo haga, podrá hacerse una verdadera obra de arte de gran tamaño, aunque la mayor parte de los que se hacen tatuar, particularmente las mujeres, optan por diseños pequeños en la zona del omóplato, lo cual muchos tatuadores consideran un desperdicio.

En cuanto a la cabeza, la mayoría se realizan alrededor y por detrás de la oreja, ya que no todo el mundo está dispuesto a rasurarse para lucir su decoración. En cualquier caso, se dice que quienes lo hacen denotan rabia y fuerza e, incluso, un toque de rebeldía. En esta parte del cuerpo los tatuajes son dolorosos y poco populares, debido el efecto social que provocan en quienes los ven.

Por ser una zona grande, alargada y en continuo movimiento, los tribales en las piernas reflejan fuerza, vitalidad, dinamismo y agresividad.  Los expertos recomiendan para esta parte del cuerpo diseños grandes, que ocupe gran parte de la extremidad. Otras variantes del estilo tribal son los tatuajes circulares. Aunque pueden practicarse en cualquier parte, hay dos zonas claves que potencian su valor estético y erótico: el ombligo y los pezones. Y ya que se habla de erotismo, al igual que la zona baja de la espalda, el bajo vientre es considerado una zona muy sensual; un tatuaje (que suelen hacerse pequeños) aquí será  poco visible, excepto en momentos de intimidad.

El tatuarse se ha convertido actualmente en una nueva moda, y en algunos sectores de jóvenes es casi obligatorio

Compartir