Decoraciones de quita y pon

132
Tatuaje de Henna Mehendi en manos de novia.

Por fortuna, para los inquietos que no quieren soluciones radicales existen otras opciones, incluso tatuajes de fantasía a manera de calcomanía que pueden durar, según se cuiden, entre cuatro días y una semana, y pueden removerse con alcohol. Pero éstos son más bien “juguetes”. Hablando de decoraciones corporales serias, entran aquí los tatuajes temporales hechos con henna, de larga tradición. A este arte decorativo corporal se le conoce como Mehandi, palabra del hindi que designa el proceso de teñir con henna la piel. Para obtener el tinte, las hojas de la planta que lo produce son molidas finamente, hasta reducirlas a polvo, el cual se filtra varias veces para después ser mezclado con aceite, de lo cual resulta una pasta que se aplicada para teñir la epidermis. Cuando se ha terminado el proceso se debe remojar con una solución de limón y azúcar durante el proceso de secado; esto ayudará a que la piel absorba la sustancia y obtenga un color más oscuro y duradero. Al día siguiente se arranca cuidadosamente la pasta, para revelar el diseño, el cual habrá quedado en un tono marrón y ocre, de tono desde el claro al oscuro. Cabe aclarar que en los trabajos con henna no se usan agujas, no se perfora la piel, y por lo tanto no duele ni quedan marcas o cicatrices.

Son temporales y duran entre una y dos semanas, dependiendo de qué tanto contacto con el agua tenga quien lo porta, qué jabón utilice para lavarse, su tipo de piel y el  área en que se hizo el decorado. El tiempo de aplicación de la henna depende del diseño. Una vez que se coloca la pasta hay que dejarla puesta durante más o menos cinco horas y después no se puede lavar la parte del cuerpo donde se haya aplicado en las siguientes ocho horas para que dure más el tatuaje. Quizá la desventaja más grande de hacerse este tipo de decoraciones es que se necesita mucho tiempo.

Actualmente se ofrece un pigmento conocido como “henna negra” o “henna  de colores”, que nada tiene que ver con el Mehandi, que se realiza exclusivamente tiñendo la piel con la planta de la henna, cuyo polvo se mezcla sólo con extractos y esencias 100% naturales. Los productos de otros colores, aunque los etiqueten como henna, no son naturales y por lo mismo podrían llegar a ser tóxicos. Tradicionalmente, los Mehandi han sido usados en bodas y otras celebraciones por varias culturas del Oriente Medio. La henna también se usa para teñir el pelo, al cual da un tono bronceado rojizo.

Hay tres tipos principales de diseños propios de esta técnica: en primer lugar están los africanos, que se caracterizan por ser grandes, de formas geométricas y líneas gruesas. Son tal vez los más fáciles de hacer. En África la henna se usa para celebraciones especiales y se cree que ponérsela atrae la buena suerte. Sigue la modalidad árabe o del Oriente Medio, en la cual los diseños también son grandes  y de líneas gruesas, pero más sutiles y elaborados que los africanos. Por lo general usan motivos florales. Por último está la del sur de Asia (India, Pakistán, Bangladesh, Bhutan y el Tíbet), cuyos diseños son muy refinados y de líneas muy finas, al grado de que parecen un delicado encaje aplicado sobre la piel.

En la cultura occidental contemporánea la henna suele usarse para hacer tatuajes temporales para lucir en la playa, en partes anatómicas como las pantorrillas, el ombligo, los brazos, los hombros, los muslos y tobillos.  Una precaución recomendada es que, si se usan lentes de contacto, no debe haber rastro alguno de henna en los dedos que se usen para ponérselos y lavarlos, pues causará una severa irritación en los ojos. Para eliminar este tipo de decorados corporales puede utilizarse el método de frotarlo con un algodón empapado en alcohol y al cabo de pocos días desaparecerá, aunque siempre queda huella hasta que el pigmento se elimina por sí solo.

El Mehandi es el nombre de la técnica de tatuado temporal creada en la India, en la cual se emplea como pigmento el extracto de la planta de henna. Duran entre una y dos semanas

Compartir